6/10/11

La mamba verde


Hoy quiero dar un giro de tuerca y, para variar, extenderme poco con las letras. Dejaré que hablen las imágenes. Como seguimos de lockout, y apetece poco darle vueltas a una negociación que tarde o temprano se resolverá (aunque creo que entrañará la suspensión de parte de la temporada regular), me apetecía escribir unas líneas sobre la NBA, y más concretamente sobre uno de los jugadores que más alegrías nos ha proporcionado a los aficionados de los Lakers. Kobe Bryant, amado y repudiado, señalado desde que aterrizó en la competición estadounidense a causa del sambenito de sustituto que algunos le colgaron, está estos días en boca de todos. En Bolonia sueñan aún con la posibilidad de que el escolta del equipo angelino acepte la oferta de contrato que le han puesto sobre la mesa los dirigentes de la Virtus. En un principio, Kobe iba a embolsarse algo más de tres millones de dólares por permanecer cuarenta días con la escuadra boloñesa, pero la retincencia -lógica, me permito apuntar- de varios clubes de la Lega a modificar todo el calendario para que la Virtus pudiera enfrentarse en ese periodo de tiempo a los mejores equipos de torneo, ha variado las coordenadas del asunto.

Ahora la propuesta incluye sólo la disputa de un partido. Uno solo. Pero ver a Kobe ataviado con la zamarra negra del histórico club transalpino no le saldrá en absoluto barato al ya célebre Claudio Sabatini, el visionario presidente de la Virtus. El diario La Repubblica habla de que el salario que podría recibir Bryant por jugar el mencionado partido ante otro equipo legendario, la Benetton de Treviso, podría rondar el millón de dólares. El rotativo turinés La Stampa, por el contrario, incrementa la cifra hasta los dos millones. ¿Mucho? ¿Poco? Para un jugador habituado a convertir en oro todo lo que toca, puede no resultar excesivo.

Un fijo en el Top Ten de deportistas mejor pagados del planeta

La Mamba Negra, sobrenombre con el que se conoce a la figura de los Lakers, ha mutado de color gracias a su talento para sacar partido a su imagen y a sus excelentes relaciones con actores, empresarios y directores. No obstante, vive muy cerca de Hollywood. La mamba ya no es negra, es verde. Del color del dólar. Incluido en el top ten de los deportistas mejor pagados del mundo cada año durante la última década, Sabatini es consciente del beneficio en imagen e ingresos publicitarios que puede generar para la Virtus, un grande algo venido a menos, el fichaje de Kobe, sea por el tiempo que sea. El propio Bryant ha convertido en un arte su habilidad para ganar dinero fuera de las canchas. Aunque pasa por ser el jugador mejor pagado de la NBA (su sueldo firmado para la temporada en suspenso superará los 27 millones de dólares), ha habido temporadas en las que las cantidades percibidas por publicidad y otras actividades relacionadas con su imagen han llegado incluso a aproximarse a los sueldos que le abonaba la franquicia californiana.

Su tremendo caché, unido al poderío económico de las marcas que se han asociado a su figura, ha permitido además que Kobe se haya convertido en protagonista de algunos de los anuncios más espectaculares de cuantos han contado con deportistas en su cartel. En este post os voy a ofrecer algunos ejemplos, pero se cuentan por decenas. He escogido cinco ejemplos y luego he dejado para el final la obra maestra, el cortometraje que la estrella de los Lakers protagoniza, entre otros, con Bruce Willis, Danny Trejo y Robert Rodíguez, dirigida por el compañero de fatigas de Tarantino, y que lleva por título precisamente La Mamba Negra.

Milano Kalibro

Para comenzar, he incluido el más reciente, grabado además en Italia. Aprovechando el tirón y todo el revuelo que se está montando en el país transalpino, que el jugador conoce bien porque allí pasó parte de su infancia (su padre, Joe, jugó entre 1984 y 1991 en varios equipos de la Lega), Nike lo ha reunido con el también NBA Marco Belinelli y varios jugadores del Calcio para rodar un spot inspirado en una exitosa y célebre película policiaca. El filme en el que se inspira el anuncio, dirigido en 1972 por Fernando di Leo, llevaba por título Milano calibro 9, y estaba basado en una novela homónima de Giogio Scerbanenco. La historia giraba en torno a la figura de un mafioso que abandona la cárcel con la intención de enderezar su vida mientras sus antiguos secuaces siguen convencidos de que guarda en su poder el botín de su último golpe.

La nueva versión, la de Bryant, tira de un juego de palabras poco brillante: Milano Kalibro Kobe. Al margen de los dos jugadores de la NBA resulta curioso comprobar hasta qué punto se creen sus papeles los futbolistas que aparecen: Pazzini (Inter), Gattuso (Milan), Aquilani (Milan), Marchisio (Juventus) y el ya retirado Marco Materazzi, a quien pese a su altura no se ve demasiado hábil para el basket pero para quien confío en que alguien tenga guardado algún papel de matón de cine. No estaría mal que siguiera el camino marcado por otro ilustre leñero como Vinnie Jones.


El siguiente anuncio también juega con la mezcla de deportes. Aquí Bryant comparte cartel, entre otros, con Rafa Nadal o el boxeador filipino Manny Pacquiao.


Este es uno de mis preferidos. Sobre todo porque refleja la capacidad que tienen las estrellas del deporte americano para salirse de los corsés y reírse de sí mismos. Está claro que lo cobran bien, pero viendo los anuncios que nos regalan nuestras estrellas, uno llega a sentir cierta envidia. ¿Nadie recuerda el "Me siento seguro" de Casillas o las más que discretas actuaciones de los jugadores de la selección española durante el pasado Eurobasket? Kobe se lanza en este spot de Guitar Hero con el micrófono. Y lo mejor de todo es la banda que lo secunda: el excepcional nadador Michael Phelps y el jugador de los Yankees Alex Rodríguez a las guitarras y un mito como Tony Hawk a la batería.


Os dejo dos ejemplos más como aperitivo antes del plato fuerte. Representan dos épocas bien distintas de la carrera de Kobe y creo que ambos llegué a verlos en la tele, lo que ya no sé es si se estrenaron en España o si los vi en algún canal norteamericano durante la emisión de algún partido de la NBA. El primero, de 2001, refleja a un Bryant pueril, todavía carente del desparpajo de sus últimas apariciones en anuncios. El segundo, una historia graciosa, es bastante más reciente.




Y como colofón, la joya de la corona de los anuncios en los que ha aparecido Kobe. The Black Mamba. Robert Rodríguez, Danny Trejo, Bruce Willis y Kanye West. Un lujazo.