10/12/11

Un ladrón de guante azulgrana

Pablo Prigioni ingresa en la historia de la Euroliga como el jugador que más balones ha robado en el torneo tras superar el pasado jueves a Teo Papaloukas



Se esconde para hacerse el encontradizo. Como los grandes felinos, aguarda el despiste de su presa, el momento oportuno para atacar. Al final llegará, siempre llega. Una o dos veces por partido, Pablo Prigioni ejecuta una jugada que ha patentado y que ahora le ha permitido ingresar en el listado de honor de la Euroliga. El timonel argentino se convirtió el pasado jueves en Atenas en el jugador que más balones ha recuperado a lo largo de la historia del torneo. Con los cuatro robos que sumó ante el Olympiacos, el jugador azulgrana alcanzó las 318 recuperaciones, una más que otro viejo zorro de las pistas, ahora en el Maccabi, como es el griego Teo Papaloukas.

Prigioni, ratero del parqué, ha elevado a la categoría de arte un movimiento que refleja la picardía sobre la que ha edificado su carrera el que a sus casi 35 años pasa por ser uno de los mejores directores de juego en la historia del baloncesto continental. Nadie saca tanto partido a la falta de concentración de sus oponentes. Saque de fondo tras canasta y ahí aparece, como de la nada. Nueve temporadas le han bastado para encaramarse a lo más alto de una nómina que coronan ilustres de la talla del propio Papaloukas, su compatriota Diamantidis, un fijo en los quintetos defensivos de la Euroliga como el incombustible Gianluca Basile, que es cuarto, y el ex del CSKA Jon Robert Holden. Un repóquer de ases sin parangón en el que el argentino ejerce como comodín.

Amado, repudiado, represaliado, silbado y finalmente amnistiado, Prigioni está sacando chispas al que muchos pensaban que podía ser su último contrato con un equipo que tuviera ciertas aspiraciones. Ahora todos lo dudan. Los cerca de 37 minutos que pasó sobre la cancha del Pabellón de la Paz y la Amistad el jueves, en un partido en el que Ivanovic era consciente de lo que había en juego, refrendan la impresión de que este ladrón de guante azulgrana aún tiene cuerda para rato. En vista del decepcionante rendimiento que está ofreciendo el púber Thomas Heurtel, el peso del argentino en los esquemas del cuadro gasteiztarra se ha disparado hasta convertirlo en uno de los pocos hilvanes que sostienen a un plantel bajo constante sospecha.

Prigioni ronda ya la media hora de juego de promedio en la competición europea. En un equipo que añora más actores protagonistas, se ha sumado a la vieja guardia, porque nunca dejó de pertenecer a ella, y está firmando uno de sus mejores cursos en la competición europea. Anota 6,8 puntos, captura 3,4 rebotes y reparte 4,6 asistencias por cita. Pero por encima de todo, roba, castiga los despistes del rival. En realidad, hace lo que siempre ha sabido hacer mejor que nadie y ahora ratifican los registros históricos de la Euroliga, competición que lidera en recuperaciones por partido (2,5 por compromiso) en la presente temporada y en la que también figura como segundo mejor asistente histórico, de nuevo por detrás de Teo Papaloukas.

Ahora la duda estriba en saber hasta cuándo le aguantarán las piernas para poder seguir el ritmo que Ivanovic y las limitaciones de su propio equipo le están imponiendo. Está mucho mejor de lo que muchos pensaban cuando fichó y, mirando las fechas de su DNI, recordaban sus dos irregulares campañas en el Madrid. Ya en verano, al frente de una selección argentina en la que Pepe Sánchez apenas le concedía algunos minutos de relevo, evidenció un sobresaliente estado de forma. Con la albiceleste, teniendo como principal rival al tipo que le sustituyó y al que ahora él sustituye, un Marcelinho Huertas que es todo piernas, no descansó hasta sentir en su cuello el peso del oro. Pero aquel era un torneo de corta duración y pocos jugadores, tengan la edad que tengan, pueden aguantar muchos meses al nivel de exigencia física y mental que ahora mismo reclama este Caja Laboral a sus pilares fundamentales.

Prigioni, a quien sus compañeros de vestuario describen como una roca, seguirá dando el máximo hasta que el equipo encuentre el equilibrio que tanto echa en falta y el técnico pueda equilibrar de nuevo el reparto de tiempo. Entretanto, se mantendrá agazapado, alerta, con los dedos, ágiles y malvados, dispuestos a castigar el menor error de sus contrincantes.

                                            TOP 10 DE LADRONES HISTÓRICOS DE LA EUROLIGA

                                                          Pos.                                                                Part.     Robos   Media
1PRIGIONI, PABLO1813181.76
2PAPALOUKAS, THEODOROS2223171.43
3DIAMANTIDIS, DIMITRIS1542881.87
4BASILE, GIANLUCA2072601.26
5HOLDEN, J.R.2092471.18
6GARBAJOSA, JORGE1442171.51
7LANGDON, TRAJAN1672161.29
8LAKOVIC, JAKA2101940.92
9PRKACIN, NIKOLA1451901.31
10NAVARRO, JUAN CARLOS1991890.95