5/6/11

Una vuelta al baloncesto original


No son pocos los nexos de unión entre el baloncesto y la cultura del hip hop. Ambos mundos han discurrido por trayectorias tangenciales durante las últimas décadas. En Estados Unidos son muchos los raperos que han incluido menciones a las principales figuras de la NBA en sus temas. Gente como Kayne West, Jay Z (un habitual del Madison Square Garden), Bow Wow, Snoop Dog o Sean Diddy Combs han expresado su extrema afición por el basket en su producción musical. Incluso algunos jugadores de prestigio han hecho sus pinitos. Ya hablé de Shaquille, que llegó a publicar media docena de álbumes. Pero hubo más, y algunos de ellos tan ilustres como Kobe Bryant, Allen Iverson o el francés Tony Parker. Desde luego, ninguno de ellos lleva camino de cambiar las canchas por los escenarios, pero al menos han grabado algún tema.

En España también se encuentran muchos ejemplos que ligan baloncesto y rap. Incluso en Vitoria germinó hace unos meses un himno para el Baskonia, Veinte mil ojos te mira del combo gasteiztarra Rhekiehm, que aún  no ha pegado como se esperaba cuando se gestó la idea..

En cualquier caso, de todos los MC's nacionales que flirtean con el mundo de la canasta, de largo el que más ama y entiende este deporte es el sevillano Tote King. Aficionado y jugador habitual, siempre ha adornado sus temas con referencias al basket, muchas de ellas a la NBA. Hace unos años, justo antes del Mundial de Japón, compuso un tema para La Sexta (Al rojo vivo), que no estaba muy allá, pero en su último disco (La cara oscura de Ghandi) ha incluido uno que me ha devuelto al pasado, a aquellas noches en las que la melodía del Faith de George Michal y Ramón Trecet nos acercaban a las estrellas, que entonces parecían más distantes y brillaban más.